El presidente Biden ordena ataques aéreos en Siria tras el ataque con drones a una base estadounidense


El presidente Biden ha ordenado ataques aéreos en el este de Siria, vengándose de los grupos respaldados por Irán por un ataque con drones a una misteriosa base estadounidense que opera en el sureste del país.
El mando central de EE.UU. dijo que los ataques alcanzaron el martes «instalaciones utilizadas por grupos afiliados al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán» en la provincia de Deir Ezzor, que linda con las fronteras de Irak y Jordania.
Es sólo la tercera vez que Biden ordena ataques contra Siria, en el marco de una reducción general del uso de la fuerza aérea en las zonas de combate de Oriente Medio desde que llegó al cargo.
Sin embargo, también es una señal de la reducción del umbral para tales ataques, que bajo el presidente Trump, al menos, solía reservarse para acciones de represalia por la pérdida de vidas estadounidenses.
No hubo víctimas cuando dos drones zumbaron la base estadounidense de al-Tanf, cerca de la frontera con Jordania, el 15 de agosto. Uno fue derribado. El otro cayó al suelo pero no causó daños ni heridos.
La respuesta de Estados Unidos también se preocupó de ser «proporcionada», según el comunicado del mando central. Los ataques alcanzaron nueve de los 13 búnkeres utilizados para el almacenamiento de combustible en el emplazamiento de la guardia revolucionaria. La CNN informó de que el plan original era atacar 11, pero dos ataques fueron abortados cuando se detectó personal cerca de ellos.
El comunicado no mencionaba víctimas, ni había confirmación inmediata de los ataques por parte de los gobiernos o medios de comunicación sirios o iraníes. Dos grupos de control sirios no oficiales afirmaron que el lugar atacado fue el campamento de Ayash, que es una base de la Brigada Fatemiyoun, una milicia chiíta afgana reclutada por Irán principalmente entre su comunidad de refugiados afganos. Los observadores dijeron que murieron seis milicianos y combatientes del régimen sirio.
La base de al-Tanf fue creada por Estados Unidos en el momento en que el presidente Obama ordenó la entrada de fuerzas especiales y otras tropas terrestres en el este de Siria en 2015 para apoyar a las poblaciones kurdas y árabes que luchaban contra el Estado Islámico.
Esa alianza, en la que también participaron tropas británicas y de la OTAN, acabó acorralando a los restos del Isis en la provincia de Deir Ezzor antes de eliminarlos.
Mientras tanto, la base de al-Tanf, operada conjuntamente con una milicia rebelde anti-Assad, había quedado rodeada por tres lados por el ejército sirio y sus aliados -milicias chiítas enviadas por Irán desde Irak, Líbano y otros lugares para apoyar al régimen. El cuarto lado es la frontera jordana cerrada.
La base cuenta ahora con su propia pista de aterrizaje. Dado que está desvinculada de otras operaciones contra el ISIS, se supone que su principal objetivo en los círculos no militares es vigilar el flujo de milicias y armas a través de la frontera iraquí hacia Siria y hacia la frontera israelí al suroeste. Eso lo convierte en un objetivo particular para esas milicias, todas ellas controladas por la guardia revolucionaria iraní.
«Los ataques de precisión tienen por objeto defender y proteger a las fuerzas estadounidenses de ataques como los del 15 de agosto contra el personal estadounidense por parte de grupos respaldados por Irán», dice el comunicado del mando central.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.